Quéjate menos, quéjate mejor.

 

“Cuando te quejas, te conviertes en una víctima. Deja la situación, cambia la situación o acéptala. Todo lo demás es locura”.
-Eckhart Tolle

Quejate-menos-quejate-mejor.jpg

DE QUÉ HABLAMOS

Lloriquear, quejarse, gimotear, despotricar, protestar... De una forma u otra, todos lo hacemos, algunas personas lo hacen todo el tiempo. Incluso puede que vivas en un país donde es deporte nacional... ¿Pero realmente te beneficia a ti o a alguien? En una palabra: No. Salvo que hagas algo al respecto, es solo un mal hábito.

Lo bueno es que cuando sientes que estás a punto de estallar (o incluso cuando ya has puesto la voz en grito), tienes una buenísima oportunidad para hacer una pausa, investigar de dónde viene y convertir el proceso en un hábito saludable. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

  • Pregúntate cuál es tu verdadera motivación: ¿Es realmente necesario cambiar o hacer algo de manera diferente? ¿Estás siendo realista? ¿Es posible que solo quieras llamar la atención? ¿Lo estás haciendo por costumbre?

  • Si te das cuenta que realmente no tienes una buena razón, déjalo pasar.

  • De lo contrario, comprueba si puedes hacer algo al respecto y si no, déjalo pasar.

  • Si puedes hacer algo al respecto, hazlo. Ahora.

  • Bueno, quizá antes de hacerlo, respira hondo y considera por un momento cuál es la línea de acción más efectiva, por ejemplo: usar afirmación en lugar de despotricar.

  • Si a estas alturas todavía crees que quejarse es lo mejor, ¡adelante! Pero considera lo siguiente:

    • Escribe lo que quieres y cómo lo quieres. Específicamente y con claridad. Incluso si solo vas a llamar por teléfono.

    • Presenta las quejas de una en una, si no no vas a generar más que confusión.

    • Sé firme, pero siempre con educación.

    • Asegúrate de quejarte a la persona/departamento/ministerio… correcto.

    • Termina con una nota positiva. “¡Ójala ardáis todos en el infierno!” no es el cierre más adecuado.

  • Si te parece que todo este proceso es demasiado difícil, estás de suerte: ¡Practicar mindfulness te ayudará!

¿POR QUÉ ES BUENO?

La ciencia demuestra que quejarse menos y con efectividad tiene muchos beneficios:

  • Aumenta tus posibilidades de obtener lo que realmente quieres.

  • Te sentirás mejor, que es la razón equivocada por la que muchos se quejan para empezar.

  • Gustarás más a la gente, los quejicas constantes desesperan y frustran a los demás.

  • Te sentirás mejor con menos estrés, ansiedad y agotamiento.

  • Afecta a tu salud mental creando nuevas vías neuronales hacia la positividad y el optimismo.

ALGUNAS IDEAS

Encuentra los datos de contacto de atención al cliente y escribe o llama con tu queja, y deja a tu gato en paz que además no te entiende.

  • No esperes que alguien haga lo que tú quieres que haga si no le has pedido expresamente que lo haga. Si por casualidad lo hace, disfruta y agradece la sorpresa.

  • Al tráfico no le afectan ni tus insultos ni tu ira, de verdad, no le importan lo más mínimo... Ni tampoco a los otros conductores que están demasiado ocupados con su propia ira e insultos. En lugar de eso vete al trabajo corriendo o andando, o en transporte público mientras escuchas una meditación guiada, o cambia de trabajo, o de casa, o...

  • ¿Hemos mencionado lo bueno que es practicar mindfulness?

Brownie-Points-Badge.png

EXTRA BROWNIE POINTS

Haz una canción de hip-hop con tu queja y gana millones en iTunes.

¡Que tengas una gran semana sin quejas inútiles!

Vero y Enrique
What's your Kensho?

Ayúdanos a repartir felicidad compartiendo estos boosters:

Web:
https://kensho.life/weekly-happiness-booster-esp
Newsletter: http://eepurl.com/c8clK9


ÚNETE A LA VIDA KENSHO


Apúntate a nuestra newsletter para recibir nuestras últimas meditaciones guiadas, noticias y artículos.
 
Kensho LifeComentario