Consejos para Sobrevivir el Retiro Vipassana en Silencio de 10 Días

 

Allá vas, has decidido lanzarte y apuntarte al retiro. Va a ser una experiencia inolvidable y para que te sea un poco más fácil, hemos decidido compartir algunos consejos basados en nuestra experiencia.

photo-1463559830741-e117d53be7c0.jpg

1. Sé amable contigo mismo: No escucharás esto durante los 10 días, pero esta es realmente la clave para no volverse loco. Estar completamente desconectado y no poder comunicarse de ninguna manera es una situación bastante rara, así que no te sorprendas si te abruma el aburrimiento, te frustras o te enfadas. En algún momento a todo el mundo le pasa incluso varias veces. Esas emociones son normales y recuerda que incluso los que visten el último modelo urbano-buddhista y se sientan como los ermitaños del Rajastán también están luchando. Todos lo hacemos.

Como no hay una regla que diga que no puedes hablar contigo mismo, hazlo. Con cariño y amabilidad. Imagina qué le dirías a alguien a quien quieres que estuviera en la misma situación. Sé tu más preciada amistad. Puedes decirte frases como: "Está bien, esto es difícil y lo estoy haciendo lo mejor que puedo" o "es normal sentirse de esta manera, no me pasa nada raro y estos desafíos son parte de la experiencia".

2. Ríndete: Has elegido pasar por esto, nadie te está forzando. Es importante recordar esto y, dado que tú y solo tú ha decidido hacerlo, pruébalo. Seguramente aprenderás mucho del curso, de ti mismo y de cómo funciona la mente. Si te resistes, sufrirás más. Así que aunque solo sea durante esos 10 días, ríndete, déjate llevar y no luches contra ello. Al fin y al cabo, no tienes nada mejor que hacer.

3. Aceptación: En momentos de dificultad, cuando te sientas inquieto, molesto, aburrido, listo para agarrar la maleta y salir corriendo, detente un momento y date algo de tiempo y espacio para aceptar esos sentimientos, déjalos estar y obsérvalos con curiosidad, porque también pertenecen a tu experiencia. ¿Qué puedes aprender de cómo estás reaccionando? Tal vez puedas intentar practicar lo que dice el el señor Goenka: trata de localizar dónde se hacen presente esas emociones en el cuerpo y cómo se sienten. ¿En qué punto físicamente se manifiestan? Es una buenísima oportunidad para el crecimiento personal y para poner en práctica la meditación en una situación real. Una vez que permitas y aceptes esas emociones, poco a poco irán perdiendo su fuerza.

4. Las sesiones de meditación.

  • Cómo encontrar la postura correcta al sentarse: como regla general, cuando te sientas a meditar, le ayuda bastante a la columna vertebral que tus rodillas están más bajas o al mismo nivel de la cintura. Pero experimenta cuanto puedas con los cojines, taburetes de meditación, respaldos, etc. hasta que encuentres la combinación óptima. Que no te de vergüenza, ¡recuerda que es un retiro silencioso y nadie te puede decir nada! Si en algún momento sientes mucho dolor o se te duerme la pierna, cambia la postura o incluso sal a caminar. Estamos bastante seguros de que la tortura no era la intención de Siddharta Gautama.
     
  • Somnolencia: Antes o después darás alguna que otra cabezada. Cuando esto suceda, prueba a respirar profundamente varias veces para tratar de despertarte y, si esto no funciona, levántate, date un paseo corto y vuelve a meditar en cuanto te hayas despejado.

5. Mantente activo durante el poco tiempo libre que tengas: mantenerse inmóvil durante largos períodos de tiempo no es lo más saludable del mundo, así que aprovecha para moverte siempre que tengas una oportunidad. Date un paseo con brío, estira y calienta antes de una larga meditación (especialmente antes de las sesiones de firme determinación).

6. Acuérdate de la impermanencia: vas a escuchar esta palabra muy a menudo. Así que te resultará útil recordar que este es un retiro de 10 días y también pasará, todo tiene un final.

7. Segregación de género: ten en cuenta que hay división casi total de género (las meditaciones son mixtas con cada sexo a un lado de la sala), cosa que hacen intencionalmente para evitar que los participantes “se pongan calientes” (así nos lo dijeron) cuando tienen que centrarse en su despertar espiritual. Al respecto no han considerado ni la homosexualidad ni a nadie fuera del binarismo de género.

8. Las enseñanzas. No esperes charlas impartida por seres humanos vivos y coleando. Las enseñanzas se hacen a través de audio y vídeos grabados en 1991 del difunto S. N. Goenka. Dos asistentes se sientan en alto delante de todos, tan fantásticamente inmóviles que casi parecen dos hologramas, y todo lo que hacen es poner y parar audio y vídeo. Puedes reservar entrevistas de 5 minutos para discutir cualquier problema relacionado con tu práctica personal. Incluso si no tiene grandes problemas, esta es una buena oportunidad para usar la voz si lo necesitas.

Aunque algunas de las enseñanzas están obsoletas y hay conceptos totalmente contradictorios, trata de quedarte con la esencia de lo que se hace tratando no dejarte llevar demasiado por la crítica; de lo contrario puedes acabar enfadándote y perder esa ecuanimidad que con tanto esfuerzo estás tratando de desarrollar. Esto no significa que dejes de pensar ni de cuestionar, simplemente quédate con las cosas que encuentres útiles e ignora el resto.

Por otra parte, para cualquier persona con algo de sensibilidad musical, avisamos que los cantos de S. N. Goenka son horribles, al menos de acuerdo a estándares occidentales, pero estamos bastante seguros también para los estándares Indios. Juzga por ti mismo: https://www.youtube.com/watch?v=VQbDu2802mI

Finalmente, si realmente te ves luchando y tienes la sensación de que te vas a traumatizar con esta experiencia, siempre puedes irte. No es una prisión y tampoco es obligatorio pasar por esto para ser feliz en la vida.

¡Suerte!

 
Kensho Life