Por Qué el Mindfulness Funciona (Incluso Para Escépticos Como Nosotros)

 

Antes de comenzar aclararemos que al decir escépticos no queremos decir cínicos. No creemos que los motivos de los demás sean una mentira, sino que más bien cuestionamos todo lo que se propone como ‘hecho’ o ‘verdad’. Por supuesto no cuestionamos todo a todas horas, eso haría de nuestras vidas (y las de los que nos rodean) una pesadilla, siempre mantenemos una mente abierta a los pensamientos de otras personas, buscando constantemente nuevos conocimientos que puedan apoyar o refutar nuestras propias ideas. Sin embargo, en estos tiempos de noticias falsas y posverdad donde es imposible mantenerse al día con tanta mentira a escala global, es fácil caer en la desesperación y el cinismo. Desde que empezamos a escuchar sobre el mindfulness y durante todo nuestro aprendizaje y práctica, hemos escuchado muchas afirmaciones desconcertantes, pero también hemos tenido momentos de auténtica realización y crecimiento. A menudo no podemos evitar sentir desdén hacia el típico gurú que insiste: "Puedo hacerte feliz", y que asume que todos vivimos y seguiremos viviendo en la miseria salvo que compremos su libro, asistamos a su curso para certificarnos en iluminación o vayamos al último retiro "Reconecta con tus entrañas” viviendo una semana en chozas de barro... Y al mismo tiempo hemos sido testigos de los beneficios reales y palpables que nosotros y muchas otras personas experimentamos gracias a la práctica del mindfulness y la meditación introspectiva.

Sceptics IMG_8664.jpg

Hay tanto ruido por ahí, que es difícil saber si el mindfulness funciona o es simplemente otra moda new-age. La respuesta correcta (en términos de moralidad) no es una que ningún publicista recomendaría para anunciar mindfulness: realmente depende de lo que tú hagas. Al igual que perder peso o dejar de fumar: simplemente leer un libro o hincharte a Prozac no solucionará el problema, tienes que hacer el esfuerzo.

"Pero, ¿puede cambiar mi vida?" nos preguntan a menudo. Claro que sí. ¡Gracias al mindfulness dejamos el trabajo, vendimos la casa y nos fuimos a viajar por el mundo! Pero a veces somos un pelín exagerados. Ahora en serio, no esperes que cambie tu vida de una manera milagrosa en plan era ciego y ahora veo, el cambio ocurre lentamente, pero si mantienes la práctica, merece la pena. De la misma manera que si vas regularmente al gimnasio durante unos años, te pones cuadrado. Todo lo que necesita es un compromiso y un poco de sentido común, al igual que no tendría sentido ir al gimnasio simplemente para justificar el consumo de basura.

"¿Pero qué hace exactamente practicar mindfulness?" Esta es otra pregunta muy común. Para responderlo vamos a evitar deliberadamente poner una lista de los beneficios que puede proporcionar, y lo vamos a explicar a partir de lo que la neurociencia nos muestra: Nuestro cerebro es una máquina de hábitos, LE ENCANTAN los hábitos. Tanto que cualquier proceso neuronal (ya sea un movimiento o un pensamiento) que se repite una y otra vez, el cerebro hace que sea aún más fácil que vuelva a suceder, y lo hace recubriendo y solidificando esos caminos con un superconductor conocido como materia blanca, que efectivamente crea autopistas de velocidad en el cerebro. Notamos este proceso cuando hacemos algo nuevo y difícil como conducir: es complicado al principio, pero con práctica se vuelve no solo muy fácil, sino prácticamente automático. Esto ocurre con todos los procesos neuronales, incluidos los hábitos de pensamiento y emocionales, tanto los positivos como los que no lo son. Así, cuando cuando se activan los hábitos de dudas, ansiedad o miedo, es muy difícil detenerlos o cambiarlos, porque están físicamente solidificados en el cerebro. La buena noticia es que gracias a la neuroplasticidad, tenemos la capacidad de alterar estos caminos neuronales, y el mindfulness es una práctica especialmente útil para conseguirlo, ya que nos permite reconocerlos, detener aquellos que no son beneficiosos y, finalmente, cambiarlos para que pasar menos tiempo con preocupaciones, miedos, estrés y ansiedad, o lo que es lo mismo, más tiempo tranquilos, felices y contentos. ¿No invertirías en eso?

 
Kensho Life1 Comment